EL PODER SANADOR DE LOS LIBROS

  Hoy quiero hablaros del poder sanador de los libros. Seguro que sabéis a qué me refiero. Los que sois grandes lectores lo entenderéis enseguida. Cuando tienes problemas en tu vida de la índole que sean los libros pueden ayudarte mucho. Y no me refiero solo  a los libros de autoayuda o psicología que también, sino a la novela por poner un ejemplo, incluso al teatro leído o la poesía.

   Y voy a defender por supuesto la bondad de los libros de autoayuda que ahora se venden tanto. Enseñan a bregar con las emociones que no somos capaces de gestionar cuando no tienes la posibilidad de ir a un psicólogo porque el sistema sanitario español aunque es de los mejores del mundo tienen ciertas limitaciones y como mucho te visita un especialista 4 veces al año.  Yo leo ese tipo de libros de vez en cuando, puedo nombrar algunos autores que os sonarán seguro pues están en las listas de los más vendidos. Rafael Santandreu, Wayne W. Dyer, Tolle, Jorge Bucay, y muchos otros más. Creo que estos libros al margen de que te ayuden a gestionar tus emociones te ayudan a crecer personalmente. Es como si tuvieras en páginas llenas de tinta a tu coach personal. Te enseñan cosas que deberían ser una asignatura al igual que la historia o la literatura en los institutos. Si nos enseñaran inteligencia emocional desde pequeños sabríamos llevar mejor las situaciones estresantes de nuestras vidas y podríamos encarar con mayor habilidad todas aquellos traumas que unos más que otros tenemos en la mochila.

  Acercaos a estos libros, que no os de miedo leerlos y decir que los leéis . Hay gente a la que le da vergüenza decirlo para que los demás no piensen que está mal de la “azotea”. ¿Y quién tiene el cerebro y las emociones en perfecto equilibrio? Nadie, absolutamente nadie, ni las personas que se consideran sanas. Todos arrastramos conflictos desde la niñez, situaciones que no pudimos resolver bien y estos libros cuando no tienes un profesional cerca pueden ayudarte a mejorar y a crecer personalmente.

   Dicho esto voy a hablar del poder sanador de otra clase de libros, véase novelas, poesía, teatro etc. Seguro que más de una vez aquellos a quienes os gusta leer y habéis tenido momentos en vuestra vida que os superaban habéis encontrado en la lectura un refugio a donde ir y un lugar donde se hacían realidad vuestros sueños, vuestras fantasías y os olvidabais por minutos o quizás horas de los problemas reales que os acechaban cuando cerrabais esas benditas páginas. La lectura es un lugar mágico, es pura evasión y esa evasión también sana. Lo digo por experiencia propia. Cuando tengáis un problema y necesitéis evadiros de él coged un libro, una novela de aventuras, de suspense, romántica, de fantasía, lo que más os guste y habitaréis mundos nuevos donde vuestro inconsciente se refugiará para salir de ese negro túnel al que no le halláis salida.

  Si queréis reír yo recuerdo una obra de teatro que me lo hizo pasar muy bien: “Eloísa debajo de un almendro” de Jardiel Poncela o la obra de Oscar Wilde ” La importancia de llamarse Ernesto”.

  En cuanto a novelas hay tanto donde escoger que eso lo dejo a vuestra elección. Escoged vuestro género favorito. Y sobre todo escoged algo no muy denso, que se lea rápido, algo que os haga volar la imaginación. Yo en épocas de este tipo me engancho a la novela romántica y me lo paso genial con highlanders escoceses, nobles ingleses, y hombres que no existen pero que a las mujeres nos encantaría que existieran.

  Y respecto a la poesía cada uno tiene su poeta favorito, a mí me encanta Bécquer, Salinas, Neruda, y si no habéis leído poesía del siglo de oro español os invito a hacerlo. Es preciosa.

  Solo tenéis que escoger un género y abrir el libro: nubes de tinta os esperan deseando que disfrutéis cada una de sus páginas.

 ¡Feliz lectura!

 

 

 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *