EL viejo cocinero de Fernando G. Mancha

La historia de Marcel un señor mayor que ha perdido recientemente a su esposa de la que estaba perdidamente enamorado y de Cécile una jovencita de catorce años que se ha mudado al bloque de pisos donde él vive, es una historia de sentimientos, de emociones, de amistad, de amor, ya que a veces el parentesco no se firma con la sangre que uno lleva, sino  que aparece con la  amistad, la lealtad, y no hace falta ser parientes para sentir ese amor por la familia que sentimos todos, sino simplemente cuando aparece alguien en nuestras vidas por el que sentimos una conexión intensa, esa persona puede convertirse en nuestro pariente, como es el caso de Marcel. Es una historia bonita en la que Cécile, una chica bastante madura para su edad, y su madre acogen bajo su ala a este hombre que llega a sus vidas por casualidad. Tiene una prosa ágil, sencilla, directa pero que roza el lirismo en ocasiones. Es muy fácil de leer y tengo que decir que esta historia ojalá se diera en la realidad, que la gente fuera tan buena persona como son los personajes de esta novela que se lee de un tirón. Os la recomiendo encarecidamente, porque nos recuerda la bondad inherente en el ser humano que a veces tendemos a olvidar por el individualismo que puebla nuestras vidas.

Podéis comprarlo en Amazon.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *